La irresistible ascensión del ‘Homo mediocris’ | Carmen Posadas

PEQUEÑAS INFAMIAS

Hace unas semanas tuve la sorpresa de ver como un artículo mío escrito hace muchos años se convertía en viral. De pronto, empezaron a llegarme notificaciones de sitios tan dispares como Cuba, Alemania o Nueva Zelanda. Por supuesto, fue una gran alegría y agradezco desde aquí a todos los que lo retuitearon y glosaron. Los comentarios que suscitó eran todos positivos, lo que no deja de ser increíble en tiempos en los que hasta las reflexiones del más elemental sentido común desatan las iras de haters u odiadores. El artículo del que hablo se llama El mundo es de los mediocres y en él me maravillaba de que personas que no son inteligentes ni preparadas, tampoco talentosas y ni siquiera trabajadoras o perseverantes alcanzan metas más elevadas que otras que sí lo son. Por supuesto, la hegemonía de los mediocres no es un fenómeno nuevo. El artículo anterior hablaba de Stalin, al que su correligionario Trotski desdeñosamente tachó de «mediocre y oscuro» solo para comprobar con estupor cómo Stalin no sólo lograría acabar con él, sino que incluso hizo palidecer al mismísimo astro rey de la revolución, el camarada Lenin.  ¿Cómo? Simplemente, con una eficaz combinación de atributos y tácticas que los mediocres manejan como nadie. Un mediocre, antes de llegar arriba, vuela bajo el radar para no despertar suspicacias, es maestro en el arte de hacer la pelota y, sobre todo, en practicar el ‘divide y vencerás’. Cuando por fin lo logra, lo lógico sería pensar que modificaría su conducta volviéndose menos mediocre. Pero no. Puesto que sabe que no puede hacerse amar, decide hacerse temer y, para preservar su posición, se rodea de una nueva cohorte de otros mediocres que le sirven de guardia pretoriana e impiden el paso a personas de talento. Así suele producirse la irresistible ascensión del Homo mediocris. Como, según Mark Twain, la historia no se repite pero rima (e incluso se autoparodia, añadiría yo), ahora tenemos la versión 2.0 de Iósif Stalin en Nicolás Maduro, por ejemplo. Si Stalin logró sojuzgar a fuerza de sangre y hambre a millones y millones de rusos, Maduro, más burdo y aún más mediocre que él, logra otro tanto con idéntico sistema e igual éxito.
Si lamentable es la existencia de mediocres en puestos relevantes, más lamentable aún es que proliferen como setas en nuestra vida diaria. ¿Será una especie en alza? ¿Se ha multiplicado su número en los últimos años? ¿Estaremos incluso cometiendo un error al educar a nuestros hijos en el esfuerzo y en valores positivos cuando quizá les sería más útil adquirir otras herramientas más inconfesables y rastreras? Uno de los datos que más sorprende en una sociedad avanzada como la nuestra es comprobar cómo, sin darnos cuenta, piedras angulares sobre las que hasta ahora se cimentaba la convivencia empiezan a ser desechadas y sustituidas por otras. Cuando ya nadie usa la palabra ‘verdad’ sino solo ‘relato’; cuando ‘compromiso’, ‘confianza’, ‘colaboración’ o ‘solidaridad’ son mantras que la gente repite pero rara vez cumple; cuando todo es cosmético en vez de real, uno se pregunta si no será que el reino de los mediocres ha llegado para quedarse. Porque cuando la opinión de un influencer tiene más repercusión que la de un premio Nobel; un cocinero cuenta con más predicamento que un físico nuclear; y cuando lo bueno y lo malo, lo aceptable y lo reprobable se tasan solo por número de likes y pulgares arriba, no es fácil que alguien apueste por la excelencia. Siendo así, ¿para qué (puede argumentar un joven) voy a romperme los cuernos en formarme y adquirir conocimientos y experiencia si lo que muchos empleadores buscan en mi currículum es el número de mis seguidores en las redes sociales? Suena desolador, lo sé, pero quiero pensar que el hecho de que, de pronto, a tantas personas les haya interesado un artículo sobre este tema publicado años atrás de alguna manera indica que somos muchos los que hemos descubierto las artes del Homo mediocris. Y ese es el primer e indispensable paso para atajar su irresistible ascensión.

Carmen Posadas

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.